La Adopción es una medida judicial permanente, definitiva, mientras que la Colocación Familiar, es una medida judicial temporal.

Vencido el tiempo de la Colocación Familiar, si el niño, niña o adolescente no se ha reinsertado en su familia biológica y están presentes los supuestos para que ese ser humano sea susceptible de adopción, se realizan todos los trámites correspondientes, a fin de que la familia sustituta sea evaluada por el IDENA (Instituto Nacional de Derechos del Niño, Niña y Adolescente) que es el Órgano Rector  Administrativo en materia de Adopciones.

Si la familia sustituta cumple con los requisitos y el seguimiento ha sido positivo, tiene derecho de preferencia para optar por la adopción.

Comparte la Fundación!

Bríndanos tu apoyo compartiendo nuestra iniciativa!